Búsqueda
MENÚ
Foto: © Ocaña la Región y el Catatumbo. Escuela primaria de La Pacheca en Catatumbo afectada por ataque armado.

Colombia: Ataques a instituciones obstaculizan el acceso a la educación

Publicado 10 Jul 2018

El miércoles 4 de julio, la escuela primaria de La Pacheca en la región colombiana de Catatumbo fue seriamente dañada por un ataque armado.

“Este ataque brutal contra lo que se supone es un espacio seguro para que los menores de edad aprendan, crezcan y jueguen es una grave violación de los derechos del niño. Poner fin a estos ataques debe ser una prioridad para el gobierno”, dijo Christian Visnes, director nacional del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) en Colombia.

Durante el primer semestre del año, 44,829 estudiantes y 2,285 docentes fueron obligados a suspender las clases como resultado de los enfrentamientos entre los grupos armados en el Catatumbo. Hasta el momento, este año, al menos 80 instalaciones educativas han tenido que suspender temporalmente las clases por temor a la violencia en esta región. Los niños y niñas que no asisten a la escuela en las zonas de conflicto están más expuestos al reclutamiento forzado por parte de los grupos armados, y se convierten en víctimas del trabajo y el abuso infantil.

Desde enero (2018) se ha reportado un número récord de 26 minas terrestres y restos explosivos cerca de las aulas escolares. 3,459 estudiantes han sido obligados a suspender las clases como resultado de esta grave violación.

“Demasiados niños y niñas en Colombia no han estado en la escuela por años debido al confilcto. Lograr que estos niños y niñas regresen a la escuela será calve para asegurar la paz” dijo un profesor a NRC en un área rural de Tumaco en Colombia.

“La educación es clave para proteger a los niños en situación de riesgo, pero también para lograr una paz duradera en Colombia. Sólo una adecuada inversión económica en la educación y una efectiva protección podrán promover una generación en paz en este territorio, disminuir el conflicto armado y contribuir a la estabilidad y el progreso económico “, dijo Visnes. Además, todos los grupos armados deben cumplir sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y no cometer ataques contra la educación.

NRC insta al gobierno colombiano a respaldar la Declaración de Escuelas Seguras del 2015, donde los países se comprometen a proteger a los estudiantes, los docentes y los establecimientos educativos de los ataques durante los conflictos armados. 75 naciones han firmado la declaración hasta el momento.

“Las autoridades educativas en Colombia deben anunciar su respaldo a la declaración lo más pronto posible. Deben garantizar que las necesidades y los derechos de los menores de edad y los jóvenes sean respetados para sacar al país adelante”, instó Visnes.

Nota para editores

  • Vea video de La Pacheca, agradecimiento a ©Ocaña la Región y el Catatumbo aquí
  • El Consejo Noruego para Refugiados (NRC) es una organización de ayuda humanitaria que trabaja en 31 países. Leer más aquí.

Para más información, por favor contactar:

Bogotá: David García │ david.garcia@nrc.no │ +57 3214957209
Oslo: Media hotline │ info@nrc.no │+47 905 62 329

Últimas Noticias

20 Feb 2019

Centroamérica: ¿Cómo asistir en los lugares más violentos?

Las recientes caravanas de desplazados que huyen de Honduras, El Salvador y Guatemala demuestran que la situación de violencia ha convertido la vida de muchas personas en una constante lucha por sobrevivir en estos países.

5 Feb 2019

Prevenir es proteger

“Hablar de violencia sexual es un tabú en nuestra región. Estos talleres nos abren un espacio para sensibilizar a la comunidad, prevenir e identificar casos de los que no hablamos por temor” dice Carlos Ruiz, docente del corregimiento Santana Ramos en Caquetá, Colombia.

28 Ene 2019

Más violencia marca el inicio del 2019 en Colombia

Una serie de ataques inquietantemente violentos en Colombia marcan las primeras cuatro semanas del nuevo año. En promedio, cada tres días, un líder social ha sido asesinado y 1.300 personas han sido obligadas a huir de sus hogares.

Derechos Respetados y Personas Protegidas