Búsqueda
MENÚ
Foto: NRC/Marcela Olarte

Nunca es tarde para aprender

Publicado 9 Ene 2019

Después de años sin acceder a la educación, Aidé regresa a estudiar a través del proyecto Vive la Educación, esta vez aprende con un modelo educativo que le enseña desde su cultura afrocolombiana ancestral.

Aidé Arboleda toma entre sus manos un gran tambor llamado Cununo, empieza a golpearlo al ritmo de las canciones tradicionales del Pacífico y su cantar se suma a las voces de las palenqueras y palenqueros de su clase. Hoy están aprendiendo sobre la familia y el árbol genealógico a través del Modelo Etnoeducativo para Comunidades Negras del Pacífico Colombiano; un modelo diseñado a partir de la cultura ancestral para promover el aprendizaje de jóvenes y adultos que llevan años sin acceder a su derecho a la educación.

“A mí siempre me ha gustado cantar y aquí aprendemos con música y elementos del Pacífico. Con nuestra cultura es más fácil aprender” dice Aidé que vive en el municipio de Guapi en el departamento del Cauca y estudia tres días a la semana por las tardes. Ella es madre de cuatro hijos y está motivada a terminar la secundaria.

“Cuando era niña solo puede estudiar la primaria, no había bachillerato en mi comunidad y tuve que empezar a trabajar, pero siempre he dicho que nunca es tarde para aprender” cuenta Aidé.

La educación es limitada especialmente en los territorios rurales del municipio de Guapi donde el conflicto armado y el desplazamiento también afectan a la población. En estas zonas, cientos de niños, niñas y jóvenes se han convertido en adultos sin saber leer o escribir.

Según el rector Diego Sinisterra “muchos de nuestros estudiantes adultos son afectados por el flagelo del conflicto armado y son padres o madres que deben trabajar para cubrir las necesidades de sus familias por lo que relegan su educación. Allí es donde el modelo etnoeducativo se adapta a sus tiempos los fines de semana”.

Para el rector Sinisterra, la educación de jóvenes y adultos es fundamental para generar cambios positivos en las familias y a su vez traer esperanza a la región “ellos mismos pueden acompañar a sus hijos en las tareas y los motivan a estudiar. La educación es una labor que da resultados a largo plazo, pero genera cambios significativos en las personas.”

Aidé sueña con convertirse en chef, desde que entró a estudiar ha mejorado en lectura y matemáticas y siente que como madre también puede llevar la educación a su hogar“yo les digo a mis hijos que deben estudiar para convertirse en personas de bien y que tengan un mejor futuro”.

El proyecto Vive la Educación es financiado por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá (Global Affairs Canada, GAC) e implementado por el Consejo Noruego para Refugiados y Save the Children en los departamentos de Cauca, Nariño y Caquetá.

Últimas Noticias

20 Feb 2019

Centroamérica: ¿Cómo asistir en los lugares más violentos?

Las recientes caravanas de desplazados que huyen de Honduras, El Salvador y Guatemala demuestran que la situación de violencia ha convertido la vida de muchas personas en una constante lucha por sobrevivir en estos países.

5 Feb 2019

Prevenir es proteger

“Hablar de violencia sexual es un tabú en nuestra región. Estos talleres nos abren un espacio para sensibilizar a la comunidad, prevenir e identificar casos de los que no hablamos por temor” dice Carlos Ruiz, docente del corregimiento Santana Ramos en Caquetá, Colombia.

28 Ene 2019

Más violencia marca el inicio del 2019 en Colombia

Una serie de ataques inquietantemente violentos en Colombia marcan las primeras cuatro semanas del nuevo año. En promedio, cada tres días, un líder social ha sido asesinado y 1.300 personas han sido obligadas a huir de sus hogares.

Derechos Respetados y Personas Protegidas