Búsqueda
MENÚ
Manuel* con su esposa Rocío* y sus tres hijos. Manuel fue secuestrado por una banda criminal en su ciudad San Pedro Sula, en el norte de Honduras, luego huyó a través de Centroamérica a los Estados Unidos en busca de seguridad para él y su familia. Foto: Up Studio/NRC

Secuestrado, deportado, desplazado y reunificado con su familia

Publicado 24 Sep 2019

“Huí de mi país y dejé a mi familia porque fui amenazado. Pedí ayuda en mi propio país y en los Estados Unidos, pero no fui escuchado. Fui deportado».

Manuel caminó 3.500 km en busca de seguridad, solo para ser enviado de regreso a Honduras. Ahora, con la ayuda del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) y la Unión Europea, está construyendo una nueva vida para él y su familia en una parte más segura del país.

Secuestrado en Navidad

Era el día antes de Navidad y no había dinero para la cena. Manuel* de 35 años, un carpintero sin trabajo y padre de tres hijos, salió a vender donas en su ciudad San Pedro Sula, en el norte de Honduras. Se levantó en la madrugada, preparó la comida y se despidió de su esposa. Poco sabía ella que él se estaba yendo de la casa que compartirían por última vez.

Mientras estaba fuera, Manuel fue secuestrado por una de las bandas criminales que controlaban su vecindario. Fue detenido en las calles por hombres armados con el rostro cubierto. «No podía pagar el dinero de extorsión que exigían», dice, «así que me golpearon y me secuestraron». Uno de ellos me gritó: «¡nadie se burla de nosotros!»

Las amenazas que había recibido durante los meses anteriores habían terminado con la privación de su libertad. Afortunadamente, logró escapar. Logró desatarse cuando los guardias no estaban mirando y se dirigieron a las montañas. «O pagas el dinero de la extorsión o te matan», explica.

Manuel había buscado ayuda de las autoridades hondureñas, pero no había sido escuchado. No quería poner en riesgo a su familia, pero no pudo pagar las demandas de extorsión. Manuel decidió alejarse de su familia. Se fue sin decir nada a su esposa e hijos.

Huir o pagar el precio

Las bandas criminales controlan las áreas urbanas en Honduras a través de extorsiones, amenazas y asesinatos. En estas áreas, los adultos y sus familias están restringidos a horarios durante las horas de la noche que prohíben el uso de espacios públicos. Los residentes deben cumplir con las reglas y los códigos; por ejemplo, los conductores de camiones que ingresan a un área controlada por una banda criminal son estrictamente monitoreados y extorsionados.

Honduras tiene una de las tasas de homicidios más altas del mundo. Aquellos que no cumplen con las demandas de extorsión tienen dos opciones: huir o quedarse y pagar el precio.

Las amenazas de muerte y la extorsión mezcladas con la pobreza conducen al desplazamiento. En las zonas más afectadas por la violencia, personas como Manuel a menudo se ven obligadas a moverse dentro y fuera de las fronteras de su país en busca de seguridad.

Un viaje sin destino

Manuel logró huir. Solo tenía una certeza: no podía volver con su familia.

Solo, sin comida, dinero o un destino concreto, partió a pie para buscar protección en otro país, un viaje que le llevaría más de diez meses.

Manuel llegó por primera vez a Guatemala, con la esperanza de comenzar de nuevo y encontrar un trabajo. Su prioridad era ahorrar dinero y encontrar la manera de alejar a su familia del lugar donde vivían. Él recuerda: «Trabajé una semana por 100 quetzales [USD 13] pero me fue mal y me estafaron». La esperanza en Guatemala se desvaneció rápidamente.

Durante casi ocho semanas, Manuel durmió en las calles inseguras y frías de Guatemala. Finalmente decidió dirigirse al norte a través de México, trabajando en lo que podía y continuando su viaje. En el camino, recibió ayuda de organizaciones de la iglesia. Sin mayores contratiempos, llegó a la frontera con los Estados Unidos.

Su familia se vio obligada a huir

Un mes después de su secuestro, Manuel logró contactar a su esposa, Rocío*. “Cuando descubrimos que estaba vivo, supe que tenía que salir de donde estaba y salvar a mis hijos. Él ya no estaba con nosotros y las extorsiones no se detuvieron», explica.
Por lo tanto, la familia de Manuel tomó la difícil decisión de huir de la casa que había sido su hogar hasta entonces. Tuvieron que desplazarse.

Rocío empacó lo que pudo y se fue con sus tres hijos pequeños de 1, 7 y 11 años. Huyeron a un lugar remoto en una zona rural, lejos de casa. Durante los siguientes seis meses, vivieron de la generosidad de conocidos que los acogieron. Rocío logró mantener a sus hijos a salvo. Encontró una escuela para ellos y caminaban 40 minutos cada día para estudiar.

A pesar de la gravedad de la situación, las familias en Honduras generalmente no recurren a mecanismos oficiales de protección, debido a la desconfianza generalizada de las instituciones públicas. Las personas desplazadas en Honduras nos dicen que acudir a las autoridades puede incluso ponerlas en riesgo de represalias por parte de bandas criminales. Por esta razón, muchas personas prefieren buscar el apoyo de familiares o conocidos. Aquí, el desplazamiento deja una marca invisible.

Rocío se escondió detrás de la incertidumbre. Ella y su familia no supieron nada de Manuel. Siete meses después de su última comunicación, estaba perdiendo la esperanza de verlo otra vez.

 

Manuel* con su esposa Rocio*. Un mes después del secuestro, Manuel contactó a su familia. «Cuando descubrimos que estaba vivo, supe que tenía que salir de donde estaba y salvar a mis hijos», says Rocio. Foto: Up Studio/NRC.

 

Una caminata de 3.500 km hasta la deportación

Manuel llegó exhausto a los Estados Unidos, donde fue arrestado de inmediato. Pidió protección internacional, pero pasaron meses sin una respuesta. La desesperación era insoportable y Manuel, un hombre que siempre quiso proteger a su familia, le dijo al juez: «Si tengo que morir con mi familia, lo haré». Días después, Manuel fue deportado.

Después de caminar 3.500 km a través de tres países durante 240 días en busca de protección, Manuel solo había logrado obtener un boleto de regreso sin escalas. Llegó a Honduras en noviembre de 2018.

Desorientado, como muchos deportados, Manuel no sabía qué hacer ni cómo encontrar a su familia. Solo quería evitar regresar a su antigua casa.

Lee también: Estados Unidos no enfrenta la profunda crisis de su propio vecindario

Gracias a la financiación de la Unión Europea y al apoyo de NRC, Manuel y su familia han encontrado un lugar más seguro para vivir. Han recibido ayuda financiera para alquilar una casa y comprar alimentos, y apoyo legal para ayudarlos a comenzar una nueva vida. Foto: Up Studio/NRC

Un conmovedor reencuentro

Entonces, su fortuna comenzó a cambiar. Manuel se reunió con un miembro del personal de la NRC en el punto de migración donde la organización tiene una presencia continua para identificar a los deportados que necesitan protección. Recibió asistencia de acuerdo con su situación. «La primera ayuda fueron las palabras», explica. “Llegué sin rumbo. Me ayudaron con un boleto para ir a buscar a mi familia y desde allí me han acompañado”.

La idea de no saber dónde estaba su familia lo atormentaba. Pero logró llamar a una vieja vecina que lo ayudó a descubrir dónde podría encontrarse con ellos.

“Llegué por la noche y se sorprendieron. Mi hija menor no me reconoció. Pero mi esposa comenzó a abrazarme, lloraba y daba gracias porque estaba vivo, pues pensaban que ya estaba muerto».

Con parte del dinero que recibió, Manuel reparó su equipo para reanudar su trabajo como carpintero. Foto: Up Studio/NRC

Hogar, trabajo y tranquilidad

Gracias a la financiación de la Unión Europea y al apoyo de NRC, Manuel y su familia lograron encontrar un lugar más seguro para vivir. Recibieron ayuda financiera para alquilar una casa y comprar comida. También recibieron apoyo legal para acceder a sus derechos en Honduras y reconstruir sus vidas.

Los hijos de Manuel ahora están estudiando nuevamente. Esta vez, la escuela está a solo unas calles de casa.

«Vine a sacar a mi familia del país, pero con la ayuda que recibí tengo la tranquilidad de saber que no estoy solo», dice Manuel.

Con parte del dinero que recibió, Manuel reparó su equipo de carpinteria para reanudar su trabajo. La madera ha remodelado su vida de la misma manera que él le da nueva forma a la madera y su trabajo ahora le da la estabilidad necesaria a su familia.

_______________________________________________

*Los nombres han sido cambiados por razones de protección.

Últimas Noticias

24 Sep 2019

Secuestrado, deportado, desplazado y reunificado con su familia

“Huí de mi país y dejé a mi familia porque fui amenazado. Pedí ayuda en mi propio país y en los Estados Unidos, pero no fui escuchado. Fui deportado». Manuel caminó 3.500 km en busca de seguridad, solo para ser enviado de regreso a Honduras. Ahora, con la ayuda del Consejo Noruego para los Refugiados […]

30 Sep 2019

Centroamérica: el impacto de la violencia en el derecho a la vivienda

Acceder a una vivienda adecuada es un derecho internacional reconocido y es clave para el disfrute de otros derechos, sin embargo las personas que viven en medio de la violencia en países como Honduras, El Salvador y Guatemala ven limitadas sus posibilidades para ejercer sus derechos a una vivienda digna, a la tenencia de la tierra […]

21 Ago 2019

La población y la acción humanitaria están en riesgo en el Cauca

Cerca de 242,000 personas con necesidades humanitarias en el Cauca continúan estando en riesgo. El asesinato de líderes, las amenazas a las comunidades, el uso de minas antipersona, el desplazamiento y el confinamiento deben activar una respuesta especial y efectiva del Gobierno.

Derechos Respetados y Personas Protegidas