Búsqueda
MENÚ
Foto: Fernanda Pineda/NRC

Educación

“Aseguramos que la población afectada por el conflicto continúe aprendiendo y preparamos el camino para una educación de calidad”.

En las zonas de conflicto la educación proporciona protección, estabilidad, conocimientos esenciales y habilidades para la vida. Adaptamos nuestros programas para ofrecer educación de alta calidad desde las crisis agudas o prolongadas hasta después de la finalización del conflicto y la recuperación.

Brindamos oportunidades educativas para niños, niñas, jóvenes y adultos de zonas urbanas y en áreas rurales apartadas. Proveemos materiales de aprendizaje, desde lápices y reglas para el salón de clases, hasta balones para jugar en el descanso. Incidimos para que las escuelas sean seguras.

A través de censos identificamos niñas, niños o jóvenes que se han visto obligados a abandonar la escuela como consecuencia del conflicto y los guiamos a través de nuestro programa de educación para que aporten a la construcción de un mejor país.

Impulsamos el desarrollo y ajustamos Modelos Educativos Flexibles. Construimos junto a las comunidades afectadas por el conflicto y las autoridades educativas modelos pedagógicos pertinentes, de calidad e incluyentes.

Nuestras actividades educativas:

  • Ayudar a los niños desescolarizados realizando censos en los municipios afectados por el conflicto.
  • Brindar apoyo técnico a las autoridades educativas para que ofrezcan programas de educación alternativa a quienes no asisten a la escuela.
  • Prestar apoyo técnico a las escuelas y a los centros de formación para aplicar modelos de educación flexibles para población desescolarizada.
  • Apoyar las escuelas y los centros de formación técnica y profesional, aumentando su capacidad para satisfacer las necesidades de la población desescolarizada.
  • Apoyar directamente a los niños para que puedan asistir a programas de educación flexible, capacitación técnica y vocacional.

Derechos Respetados y Personas Protegidas